«Papaaá ¡escúchame con los ojos!»