• La vida como un gran espectáculo y nada mas

    La vida como un gran espectáculo y nada mas

    Aspectos sociales que condicionan los trastornos de la alimentación (anorexia, bulimia, obesidad)

    “El espectáculo, entendido en su totalidad, es al mismo  tiempo el resultado y el proyecto del modo de producción existente. No es el suplemento de la vida real, su decoración… es el corazón del irrealismo de la sociedad real. En todas sus formas particulares, información o propaganda, publicidad o consumo directo de distracciones, el espectáculo constituye el modelo presente de la vida socialmente dominante…”

    “Toda la vida en las sociedades modernas en las cuales predominan las condiciones modernas de producción se presenta como una grande acumulación de espectáculos. Todo lo que era vivido directamente se ha alejado en una representación.” Dice Guy Debord en “La sociedad del espectáculo”

    La vida se ha vuelto espectáculo de si misma. Ha sido desplazada y reemplazada por la espectacularización y la puesta en escena. Lo que es real es lo que se muestra por televisión

    Parece que sufrimos mas la muerte de alguien que vemos cotidianamente en TV que a nuestro vecino al cual cruzábamos por la calle y veíamos cada tanto.

    Y esto es solo una muestra, para no hablar de los Reality Show, donde la gente se sienta a mirar lo que personas “normales” hacen dentro de una casa, como se odian y se aman y se lavan los dientes y bailan salsa…La realidad se ha vuelto un Show, es decir se ha virtualizado, y por lo tanto se ha vuelto virtual y espectacular la relación que cada uno mantiene consigo mismo.

    Lo que es real es lo espectacular. Lo que vemos  en TV o lo que transmite la radio o los periódicos son la realidad.

    Esta cuestión del espectáculo resulta fundamental para poder entender algunos aspectos “los nuevos síntomas” de las anorexias – bulimias, por ejemplo. Cómo la imagen y el modelo de imagen que responde a cánones de una moda y cómo ese modelo, modela el comportamiento alimentario de muchas chicas y no tan chicas. Y no estoy hablando de estar en forma o con una figura saludable, hablo de mujeres de un metro setenta que llegan a pesar 30 kilos y siguen viéndose gordas.

    Por eso como psicoanalistas estamos interesados en estas cuestiones, porque en la clínica se ven situaciones que antes se veian raramente o no se veían en absoluto y donde la cuestión espectacular es un elemento central, nodal.

    Cuando la identidad está del lado de la imágen, se apoya exclusivamente en ella se produce el efecto contrario al buscado, es decir que por sostener una identidad “espectacular” se pierde la conexión con el ser y se confunde este ser… con el cuerpo.

    Se pasa de “tener un cuerpo” a “ser un cuerpo”.

    Es importante destacar que además de la presión social para tener un cuerpo “a la moda” cada uno tiene la responsabilidad de las elecciones que hace y es sujeto agente y responsable del mal que le aqueja. Aunque esto no aparezca en el primer momento, la elección del propio mal es responsabilidad de cada uno, como así también la posibilidad de salir de esa repetición mortífera que daña y causa dolor.

    Martín Santoro

    Fuentes: “L’epoca delle passioni tristi” Miguel Benasayag, Gerard Schimt” Feltrinelli, 2005, “L’uomo senza inconscio” Massimo Recalcati, Raffaello Cortina Editore, 2010,  “La societá dello spettacolo”, Guy Debord, Baldini Castoldi Dalai , 2008